domingo, 2 de agosto de 2009

El Destino




Imagen by pediophobia (deviantart)

...A ella nadie la recordaría por cerrar el alhajero que se llevaba a la tumba un fragmento de su propia unidad. El Hallazgo estaba condenado a morir en un secreto. Era el secreto de toda mujer.

Era el Destino.

Quizás. Tal vez. Acaso, algún día volvería por él, pensó. Sí, tal vez así sería. Al final, como decía el mito, quedaba la esperanza. Dormida y abrigada en un remanso perdido en la solitaria vastedad de un campo en medio de mayo, esperaría y echaría raíces. El día que ella volviese se transformaría en un cedro, o en un árbol sagrado bajo cuya enseña ella edificaría su reino.

Schmetterlinge, cap. IX, "Dolores de Parto", p.56


4 comentarios:

Kensan_x dijo...

Buena elección...y a todo esto ¿como va el asunto de la publicación? espero que bien, y que pronto Schmetterlinge adorne las librerías de Chile y el mundo...no es una novela que deba quedarse solitaria en tu PC...de eso estoy seguro.

PD: Que fue de la entrada anterior, que de repente desaparecio???

Puchita dijo...

Raro... no sé muy bien de qué habla, pero ahora compruebo que la hermeneutica es necesariamente individual y subjetiva... la interpreté como lo que me está pasando ahora, el paso de niña a mujer...

Ya sabes que me gusta como escribes.

Kiddo dijo...

Tengo cada vez más ganas de leer tu libro!!
Como BP que soy, tengo derecho a un preview más grande y poderoso! O no?

Jajaja
BP, orgullosísima estoy de nuestra coorporación conformada por sólo dos personas.

Felicitaciones!
Nos vemos mañana y everyday!

Saludos.

Santiago Arcos dijo...

Me gustó muchísimo el fragmento. No sé si lo has notado pero escojo con cuidado las palabras que ocupo en comentarios de este tipo y, asímismo, cuando menciono que algo me gusta, es porque de verdad me gusta. La última línea me encantó. Apuesto a que sabrías que me encantaría si alguien te lo hubiese preguntado.

Ánimo en lo que sigue! Me da gusto haber conocido a un escritor antes de su bautismo (no prueba) de fuego.