viernes, 2 de octubre de 2009

Copyrighted



Ya es un hecho: Schmetterlinge dejó de ser un mero manuscrito. Ahora es una novela registrada, con todas sus letras y derechos. Fue un día decisivo para la historia del libro. Me aventuré por calles desconocidas, inseguras y ruinosas, buscando la oficina de registro como quien busca la entrada a un reino secreto. Anduve por rincones hostiles, por ese Santiago sucio, donde el esmog pesa y los ojos que te miran de vuelta no son muy amistosos. Y sin embargo no tuve miedo. Tenía un mapa (literalmente), y, lo más importante, un Destino. Hoy vuelvo a convencerme que no se necesita nada más.

Y bueno, el manuscrito sigue lleno de pifias. Ahora la cuestión se resume a si vuelvo a leerlo y revisarlo (esta sería la tercera vez) o si sencillamente dejo que los editores hagan su trabajo.

3 comentarios:

fan de mampato dijo...

Debio haber sido toda una aventura.

¿Es muy complejo el tramite, se debe pagar algo?

Kareen dijo...

Lo del mapa me lo imagino sin problemas; toda mi vida de santiaguina y aún así si me nombras un calle y ninguna referencia visual me pierdo xD.

¡Felicidades! Ya estás un paso más cerca y POR FAVOR ya para con las ediciones, o voy a terminar con una torre de manuscritos a medio camino. Claro que luego que te hayas hecho famoso yo podría vender todo eso a muy buen precio sin problema… mmm… esto de ser amiga tuya puede ser muy ventajoso.

Samir! dijo...

Buena vola, como decimos en mi curso. Ahora desear que los puntos a favor interfieran, y se asome la editorial. Saludos :]
Samir.