lunes, 5 de abril de 2010

Crónica del Lanzamiento


Unos 45 minutos antes de la hora convenida, un prolijo escritor primerizo vestido con una elegante camisa azul con rayas y un pantalón de cachemir color marengo, espera de pie junto a la salida de Metro Salvador a su amigo y compañero de letras Javier Maldonado. Alrededor de quince minutos después, el susodicho a quién se esperaba entra en escena. Luego de los respectivos saludos y preguntas de rigor, ambos se dirigen hacia las dependencias del Café Literario, cruzando un agradable y otoñal Parque Balmaceda. Por ahí cerca, dos gringos locos vestidos como montaraces predican que el Fin del Mundo viene este 2012. Portan banderas con el nombre de Dios escrito en muchos idiomas, y un folleto que reproduce las escrituras de las Tablas de la Ley. Ajenos a estos extraños portentos, los compañeros continúan su caminata. Al llegar al café, se encuentran con algunos invitados que se adelantaron y llegaron primero.

Después transcurre una media hora de presentaciones. Aparecen viejos amigos, compañeros de universidad, familiares y profesores. Entre ellos, llama la atención una hermosa señorita cuyo vestido azul le saca los ojos al ya atiborrado de nervios escritor debutante. Sin embargo, a pesar de la insuperable belleza de aquella presencia, el estómago del primerizo no puede evitar manifestar el ascenso de los nervios. Queda cada vez menos tiempo. En eso, nos informan que Jorge Baradit ya está en el recinto. Los otros presentadores aparecen casi simultáneamente. Se les pide a todos que entren, al tiempo que van llegando los rezagados. La sala del subsuelo del café literario se llena modestamente, pero se llena. Hay por lo menos cincuenta personas. Después de los últimos arreglos, se da el vamos a la ceremonia.

María Eugenia Lorenzini, editora de Forja, presenta a los encargados de dar un empujón al libro. Así, María Susana Bunster, Darío Oses y Jorge Baradit se hacen conocidos entre el público presente. Se les escucha atentamente. La profesora Bunster, fiel a su meticuloso estilo, reseña el libro apoyándose en tres o cuatro puntos principales; Baradit improvisa un comentario sobre la naturaleza de la literatura fantástica, y ameniza la jornada con una bochornosa anécdota en el baño de Starbucks que acaba con él presentando aquel libro de nombre extraño una tarde de otoño, unos seis meses después. Finaliza Darío Oses con su comentario. Afirma que Schmetterlinge es, probablemente, "la última novela de formación de la historia". Palabras demasiado grandes para quién las recibe. Después es el turno de un servidor. Logra sacar más risas de las que había esperado. Una buena improvisación en medio del plan establecido rinde buenos frutos, pero retrasa demasiado. Por esto mismo, el final de la presentación resulta algo apurado. Se olvidan agradecimientos que había que dar, y la firma de ejemplares termina siendo precisamente la vorágine atolondrada que todos querían evitar.

A pesar de eso, fue magnífico. Una gran experiencia. Para repetirla en el futuro, de todas maneras.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Ni excesivamente breve, ni tan larga como para aburrir. Concisa.
Con un vocabulario y un estilo peculiares. Quizás algo gracioso para los que te conocemos en otros estilos.
Me gustó.

Sólo una pregunta...

¿Podré alguna vez quitarle tu amor a la niña del vestido azul?

Tu pequeña Popi.

Kensan_x dijo...

Que buena! Me gustó el relato. Me siento protagonista del capitulo de algún libro de aventuras, XD. Te faltó decir que se me ocurrió comparar al gran Gandalf con uno de esos gringos locos, por la pinta que tenían, lo cual es obviamente algo desmerecedor para el más sabio de los Maiar.
Sobre el resto de la jornada, solo puedo agregar que fue un gran honor el haber estado ahí y formar parte de esta historia, pues estoy seguro que este es solo el primer paso, como tu mismo lo dijiste. Y también pude conocer a Jorge Baradit, lo cual fue genial! XD, y bueno, a tu polola (muy simpatica y acojedora) y el resto de tus amigas y amigos, incluyendo a Samir con quien conversé un rato. Todo genial, quizás habría sido bueno poder haber conversado un poco más, pero para eso habrá tiempo más adelante, espero.
Ops, creo que me pasé. En fin, excelente jornada y esperando asistir a muchas más (incluyendo la mía, XD).
PD: Despues me invitas a tu nuevo departamento :P (jaja, q patudo yo)

Samir! dijo...

He estado sin internet, recien lo veo (Salgo en la foto! aunque sea de espalda xd). Un gusto haber ido, comprado el libro (que ya rerelei) y conocido a "Kensan"... Ojala se vuelva a repetir. Y por cierto, gracias por nombrarme, fue extraño que todos me miraran xD (y genial el hecho de haber "llevado" [O encontrado? ] a Baradit).

Saludos y éxito